El orden de los factores…

Ni yo se como empiezo un juego de mesa. Es decir, como lo creo. Supongo que me viene una idea inicial y más tarde, todo un ciclon de pequeñas ideas.

No se si se trata de que veo un juego que me gusta y le doy “mi toque”, o tal vez pienso “este juego me gusta, ojala existiera uno de reglas similares pero de otra temática.

El caso es que, siempre he pensado que el orden de los factores si que altera el producto. Cuando se trata de juegos de mesa claro.

No tengo un metodo fijo de creación. Me gusta mas ir dando bandazos entre dibujos, anotaciones, tachando y modificando. Sobretodo esto ultimo. No oscicarme en una idea fija. Y si veo que no funciona, saber rectificarla.

Las ideas llegan, es algo natural, pero más  difícil es darle forma a esas ideas y plasmarlas en algo tan sencillo y tan complejo como puede llegar a ser un juego de mesa.

Aqui estoy de  nuevo a la hora de siempre. Las 2 am. La hora de dormir. Pero hasta hace 10 min estaba dando forma a las reglas definitivas de “La Morada de los Mitos”.  El juego ha sido probado y modificado.¿ Por qué?, pues porque solo asi se detectan los fallos. Descompensaciones, etc.

Pero si no tenía las reglas escritas, como lo hemos probado pensareis. Muy sencillo. Yo tenia hechos lls personajes, estancias, objetos, cartas y demas elementos del juego. A falta de otorgar algunos valores. Y con tan solo una idea de lls turnos y poco mas en la cabeza, el pasado sábado le dimos forma a un juego que ha quedado listo para la batalla.

Y ahora pensaréis ¿por qué  me suelta todo este rollo?. Pues porque quiero animar a todo el que tenga ganas de crear algo a partir de 0 a que lo haga. Que pocas satisfacciones son mayores que la de tener algo que has inventado y diseñado tu mismo. Y si alguien no sabe bien como empezar, si se descarga el juego “La Morada de los Mitos” podrá  empezar, al menos, a diseñar partidas y trabajar un poco la tan olvidada imaginacion.

Recordad, todo lo que imaginéis es posible de un modo o de otro. Y si es haciendo un juego de mesa, una pelicula, escribiendo una novela, mas aún.

Aqui me tendréis para cualquier consejo que os pueda dar desde mi humilde experiencia.  Y ahora voy a descansar. Porque ” para cortar árboles, hay que parar de vez en cuando y afilar el hacha”. Mas de uno que no sea un malpensado sabrá por qué  lo digo.

Gracias a todos los que habéis  leido hasta aqui.

Anuncios